La dignidad no tiene precio


La dignidad no tiene precio